miércoles, enero 24, 2007

Bangalore: modelo tecnológico para Latinoamérica

Andrés Oppenheimer, en una serie de notas sobre la India publicadas por La Nación, dedica una a la ciudad de Bangalore, centro del desarrollo en tecnología informática:
"¿Cómo logró Bangalore transformarse de una población agrícola a lo que es hoy?" pregunté a M. N. Vidyashankar, secretario de Tecnología Informática del estado de Karnataka. "Tuvimos dirigentes iluminados a principios del siglo XX, que se dieron cuenta de que, debido a que no contábamos con muchos recursos naturales, debíamos invertir en educación". Y funcionó. Cuando se impulsó la educación, este estado era uno de los más pobres. Hoy, de los 35 estados de la India, Karnataka es el cuarto más rico en ingreso per cápita.
Qué es Bangalore:
Hay 1850 compañías de tecnología informática en esta ciudad de 5.500.000 habitantes. En conjunto, emplean a 450.000 ingenieros, responsables de la mayor parte de los ingresos de la tecnología informática, que ascienden a 23.000 millones de dólares anuales.
Bienvenidos a la era de la economía informática, donde un programa de software desarrollado aquí vale en los mercados internacionales mucho más que toneladas de materias primas. El soporte técnico de la India y las industrias del software crecen tan aceleradamente que los funcionarios esperan que los ingresos del país se tripliquen y alcancen los 60.000 millones de dólares en los próximos dos años.
La India está aprovechando su enorme cosecha de egresados universitarios, en especial los 330.000 ingenieros que se gradúan cada para vender a bajo costo programas de computación en todo el mundo. En menor escala, las compañías de software de Bangalore prestan servicios a pequeñas y medianas empresas de computación, como PC Depot Inc., de Miami.
"Cuando mi mejor empleado especializado en software me pidió que le aumentara de 60 a 100 dólares la hora, puse un aviso en Internet para contratar a alguien capaz y dispuesto a hacer el trabajo por menos", recordó el presidente de PC Depot Inc., Carlos M. Valdés. "Me respondieron dos compañías de la India, que cobran 6 dólares la hora y hacen un trabajo bastante decoroso", añadió.
En gran escala, las multinacionales instaladas en Bangalore, como Infosys e I-flex, que emplean respectivamente a 17.000 y 8000 jóvenes profesionales en su casa matriz local, venden soluciones en materia de software a las principales automotrices, aerolíneas y entidades bancarias del mundo.
La educación y el acento en la tecnología, motor de desarrollo:
Cuando llegué aquí, a principios de este mes, me impresionaron los contrastes de la ciudad: al lado de los modernos edificios de Infosys o Hewlett Packard están las villas más pobres de la Tierra, con gente que camina descalza, bueyes que andan por las calles y mendigos por todos lados. Pero lo que algunas personas en el resto del mundo consideran como un efecto negativo de la globalización, la mayoría de los indios, empezando por el centroizquierda del primer ministro Manmohan Singh, ven como la salvación. La exuberante industria de la tecnología informática se ha convertido en el motor de la economía y ayudó a cuadruplicar el porcentaje de la clase media, sacando a más de 100 millones de personas de la pobreza.
La visión de Oppenheimer:
Mi conclusión: la historia del éxito de Bangalore debería ser enseñada en las escuelas de América latina, donde la mayoría de los países depende de los recursos naturales y poca atención le prestan a la creación de una fuerza laboral altamente calificada. En la economía del siglo XXI, los recursos naturales pueden ser una receta para la complacencia y el atraso, mientras que las mentes capacitadas significan un pasaporte a la prosperidad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hola,
leí el artículo completo de
http://www.lanacion.com.ar/exterior/nota.asp?nota_id=877801

me queda una gran duda
en una parte dice:
"Los jóvenes ingenieros contratados por las compañías multinacionales
que se instalan aquí ganan el equivalente a 3000 dólares anuales, tres
veces más que los médicos.
"

osea US$3000 anuales!!!

me parece extremadamente barato
tal vez haya un error, y deba ser US$30000 anuales

saludos

Jorge Ubeda dijo...

No tengo estadísticas a mano en este momento, pero, aunque haya un error de algunos cientos de dólares, es probable que la cifra no esté lejos de la verdad. De lo que estoy seguro, es de que 30.000 anuales no representan una remuneración indú. En todo caso, podría ser una remuneración española. Si India es el centro mundial del outsourcing, lo es, entre otras razones, por el bajo costo de su "mano de obra", junto a su buen nivel de cultura. Si Bangalore representa algo para América Latina, lo puede hacer manteniendo las diferencias relativas: espero que no lleguemos a 300 dólares mensuales (aunque la cifra no es extraña en Amérida del Sur), pero sin duda las remuneraciones son menores que en el primer mundo. La diferencia con India, es el acento en el conocimiento, y la promoción conciente de la "industria tecnológica".

Pablo Fernando Sanchez dijo...

Jorge: No es la primera vez que leo este tipo de planteos. En general me parecen deprimentes. Creo importante estudiar otros modelos, pero Latinoamérica tiene su propia dinámica, sus propias formas, sus propias costumbres, su propia diversidad y, si se me permite, su propia mixtura socio-religioso-cultural. Bangalore, al sur de un país inmerso en un sistema de castas moralmente aceptado, no es un modelo tecnológico para Latinoamérica. Latinoamérica necesita un modelo tecnológico para Latinoamérica.

Jorge Ubeda dijo...

Pablo
En mi parecer, lo deprimente es no tener ningún plan, como demasiadas veces hemos visto en nuestras cercanías (poner aquí el nombre del país de preferencia). Hemos conversado hace un minuto, por lo que sé que apuntas al artículo de Oppenheimer. (Deprimente el artículo). Pues no lo veo así, y más aún siguiendo la serie en que está integrado. Pero más allá de esto, Bangalore no es interesante porque practiquen el induísmo, o porque tengan castas, o porque vivan millones en la pobreza, y ganen contratos a cinco dólares la hora, sino porque concientes de su retraso, apostaron a dar un salto adelante con sus mejores recursos, potenciando el conocimiento, y el valor agregado que representa competir en software. Un país con planes y estrategias de futuro, sumido en contradicciones inmensas, es capaz de crecer y mejorar. Cualquiera que siga las cifras de evolución social de India y China, sabe que han pasado de ser mil millones de pobres y desarrapados, a ser mil millones de pobres, y doscientos millones de personas que escaparon a la pobreza. ¿Y apostando a qué? ¿Al sorgo, el banano, el cobre, la coca? Apostando al desarrollo tecnológico, al conocimiento, a las prácticas de calidad (vos sabés muy bien que India es uno de los países, si no el país con mayor número de certificaciones ISO y evaluaciones CMM. ¿Que muchas de ellas son poco creíbles? pero con ellas salen a buscar negocios en el mercado global. Si Bangalore no tiene nada que debamos aprender, quizá mañana nosotros los hayamos reemplazado en el último puesto de la calidad de vida global. Cuándo despertaremos?