domingo, agosto 16, 2009

Bradbury no cree en Internet...


Ray Bradbury no cree en Internet...Lo leí en Eñe, en junio, y tiene algo de paradójico, pero su posición probablemente sea compartida por muchos más. Bradbury, que en Farenheit 451 describía un mundo orwelliano, donde la autoridad y la sociedad perseguían como delito el leer, y los escasos "outsiders" se reunían a escondidas a leer e intercambiar libros, ve en Internet otros aspectos, que más bien hay que inferir de las dos o tres palabras que Eñe desglosa:
"Yo leí todo en la biblioteca. Todo. Sacaba como 10 libros por semana, unos centenares de libros por año. Literatura, poesía, teatro; todos los grandes cuentos cortos... ¡todos! Me recibí de la biblioteca cuando tenía 28 años. Allí me educé. No en la universidad"
[Internet] "Es una distracción. No es real. Está en algún lugar en el aire"
¿A qué apunta Bradbury? Claramente, en su defensa de las bibliotecas públicas, a la posibilidad universal de educarse, conocer, investigar, informarse, sin límites tecnológicos y casi sin límites sociales. Algo que no es el caso de Internet, que está lejos de alcanzar tal globalidad. Internet requiere una gran infraestructura de recursos de comunicaciones, proclive a ser manipulada, y un terminal receptor, sea un móvil o un ordenador, cuyo costo no es ya hoy alto para el mundo desarrollado, pero que lo sigue siendo para vastos sectores sociales de escasos o nulos recursos en paises desarrollados o no.
En defensa de Internet, de todas formas, debe decirse que mantiene viva la posibilidad de la diversidad y extensión del conocimiento. Con una red de una amplitud que tenderá a los miles de millones de participantes, la posibilidad real de supervisión y control es algo remota.
El artículo de Bradbury en The New York Times, y su reproducción en Eñe.

La fotografía, de Ethan Pines para The New York Times. (¿Se ha preguntado qué significa la imágen?)

2 comentarios:

Anibal Lima dijo...

Jorge, coincido en parte con Bradbury en algunos aspectos. Pero me parece que hay que ser muy cautelosos con internet, porque es como un niño y hay que dejarlo madurar. Creo muy importantes separar lo que ES internet de el USO que se hace de ella. Quién puede discutir su podorío espectacular como herramienta de comunicación creo que es esto lo que está en el trasfondo de la gran crisis económica-financiera-social que está atravesando el planeta, mirá si es importante. Pero su uso es muy diferente, mi hija y todos sus compañeros se pasan el día en Tuenti y hay que hacer un esfuerzo enorme para re-conducirlos hacia la realidad, porque van perdiendo capacidad de "relación humana" "social" y cultura, (por lo menos como la entiende Bradbury y gran parte de nosotros, lo que sucede es que este concepto también cambia y hay que adaptarse), los chicos escriben con muchas faltas de ortografía, leen muy poco y todo lo sacan de la Wikipedia. Estudiar es "copy and paste!", asi de sencillo, lo pero es que en los colegios Españoles, mejor hablar de los colegios Alicantinos y del estado, se promueve el facilismo y el consumismo sobre la formación académica y sino fijate como rinden exámenes cuando se "llevan" una materia, nosotros teníamos que estudiar como locos, ibamos por bolilla, según programa oficial, oral y escrito había que estudiar todo el verano. Ahora les dan unos ejercicios que tienen que traer completados y les dicen lo que le van a tomar???, habrá un punto intermedio que será el adecuado, pero indudablemente el poder de esta herramienta es tan grande y asombroso que hoy por hoy, nuestra capacidad de gestionarla como corresponde está fuera de alcance.Pero es equivocado culpar a Internet de esto. Es como una Blackberry con correo, cuando alguien te dice que está cansado de recibir correos contínuamente y tener que contestarlos(?), somos grandes y todos sabemos cuando debemos, en que momento y para que apretar o NO el botoncito.
Me encanta Bradbury y creo que su comentario aporta mucho a un aspecto del tema pero para nada abarca la complejidad total que este asunto requiere. Abrazo.

Jorge Ubeda dijo...

Probablemente a Bradbury ya Internet le resulta ajeno, irónicamente...Sin embargo, quizá no intuya tan mal. Al comentar cómo lo usan los jóvenes también mismo compartes su afirmación de que es una distracción. Pero eso quizá haya sido siempre así. Con los libros no nos engañemos, no todos los usan (aban) igual. Cuando yo estudié en mi secundaria, muchos usaban el resúmen Lerú, otros se copiaban sistemáticamente, y no todo lo que se leía era Aristóteles o Bunge.
Internet es manipulable: China monitorea, Estados Unidos elabora un software para esquivar el filtro. El 90% de lo que se usa es de escaso valor, y hemos desarrollado una tendencia a andar al galope (transladamos el zapping de la televisión a Internet). El trabajo silencioso y analítico con un libro es reemplazado por un tipo de trabajo que puede ser productivo, pero también superficial, al posibilitarse la búsqueda instantánea de referencias y relaciones. ¿Cómo evolucionará? seguramente de manera mixta. Los que antes, como Bradbury, leían diez libros por semana, explotarán el potencial de Internet; muchos otros lo usarán como hoy se usa la televisión. ¿el conocimiento está mejor o peor que hace veinte, cincuenta, cien años? Creo que en conjunto, mejor...
Sobre los sistemas de educación, tendríamos que hablar por separado.
Y gracias por tu comentario....