jueves, julio 18, 2013

Cloud computing y soberanía

La reciente comprobación de la nula privacidad de las comunicaciones electrónicas, ya no sólo en el tráfico de datos, sino también en las comunicaciones telefónicas o incluso en el seguimiento de matrículas de autos, ha establecido un freno importante a la expectativa de uso de cloud computing. No estamos hablando ahora sólo de prevenciones en cuanto a la seguridad o disponibilidad de los datos y servicios, sino de la intromisión incontrolada en su contenido. La comprobación de que distintas oficinas de control de seguridad en múltiples países pueden acceder a datos privados sin mediar una orden judicial expresa, pone en duda cualquier plan de externalización de datos. ¿Pueden sus datos, bajo circunstancias especiales, estar sujetos a espionaje industrial?. Quizá sea hora de pensar dos o tres veces qué se pondrá fuera del control de una red privada.
Pablo Albarracín, en América Economía, puntualiza los problemas jurídicos relacionados con la normativa que cada país dicte para la protección de datos, destacando que estos se convierten en un problema de soberanía nacional:
El caso PRISM ha resucitado la preocupación sobre la soberanía de los datos. ¿Los datos que una compañía o gobierno considera estratégicos, deben estar en una nube internacional o en servidores y data centers dentro del territorio nacional? La masiva adopción del cloud, desde el popular Gmail a sofisticadas plataformas empresariales, está provocando una ambigüedad geopolítica de datos en todos los frentes. Dicho de otro modo, Snowden sacudió en la cara de todos los gobiernos y agencias de seguridad del mundo su deficiente soberanía informática.
El tema es más importante de lo que aparenta, puesto que pone en juego la reputación y confiabilidad del cloud como depositorio de los datos críticos, como pueden ser secretos militares, patentes industriales, información de los clientes de un banco o la información clínica de toda una ciudad o región. Una óptima adopción del cloud debería asegurar que los proveedores de la nube garanticen a sus clientes que los datos se alojen en el país de origen."La soberanía de datos se ha convertido en la principal preocupación para los clientes fuera de los EE.UU. que están buscando la adopción de una nube pública", dice el informe de Gartner Data Sovereignty Can Be a Hurdle for the Adoption of Cloud Computing. "Durante los próximos cinco años, los problemas de soberanía de datos disminuirán a medida que más proveedores pongan atención a este asunto. Sin embargo, el problema no va a desaparecer por completo".

De esta manera, tanto el cliente como el proveedor de la tecnología, evitan confusiones relativas a las diferentes normativas legales que cada país posee y que pueden generar problemas al momento de enfrentar un litigio (Google y Microsoft mucho saben de esto a raíz de PRISM). Más aún, cuando la oferta cloud está abarcando no sólo la capa de software (SaaS), sino que los niveles más físicos del cloud también cuentan con una oferta deslocalizada (IaaS, PaaS). La seguridad nacional puede estar en riesgo.
“Los datos no son de Google, los datos son de las empresas. Ellas son las dueñas de los datos y se responsabilizan de la información"
, dice Gabriela Franchetto, Google Enterprise Sales Manager. "Google se pone a disposición de ustedes (los clientes), pero los datos no son nuestros, sólo la infraestructura que los aloja”. (Conozca más sobre los aspectos legales y técnicos en la adopción del cloud en el reportaje: Leyes del Cloud Computing: ¿está la región preparada para subirse a la nube?)

Según el estudio Data Sovereignty and the Cloud de la University of New South Wales (UNSW) y el Cyberspace Law and Policy Centre, el lugar donde se alojan los datos es una problemática no sólo técnica, sino que legal y estratégica de un país. El tema ha dejado de ser asunto exclusivo de abogados a considerarse un punto importantísimo en gestión de riesgo, empresarial como gubernamental, situación que irá creciendo con los años.
Albarracín destaca la probable acción de Brasil expresada a través de su ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva, de exigir por ley a sus proveedores de servicio de almacenamiento de datos de que éstos sean alojados en el país:
Según informó EFE, el ministro afirmó que el almacenamiento de los datos en el país es un asunto de soberanía nacional debido a que las empresas de internet se están negando a ofrecerle datos a la justicia brasileña con la disculpa de que sus archivos no están en el país. Bernardo se refirió a la reciente negativa de Google de entregar copias de un e-mail a un tribunal que investiga un caso de lavado de dinero. "Con esas denuncias (de Snowden) vimos que ellos (las empresas) entregan todo. Aquí alegan que no pueden hacerlo".
"Creamos incentivos para que los centros de datos se instalasen en Brasil y les suspendimos todos los impuestos sobre la compra de equipos, pero creo que ahora vamos a tener que obligarlos a almacenar los datos aquí". Bernardo señaló que además de obligar a las empresas a archivar sus datos en el país, el gobierno también va a invertir en infraestructura de  redes locales y a promover una reforma en la gestión internacional de internet, para que sea asumida por la ONU y no por Estados Unidos.

"El problema es que la internet tiene reglas de gestión exclusivamente dictadas por Estados Unidos.
Defendemos una gestión multilateral y multisectorial. Países y sociedades tienen que estar representados, pero los Estados Unidos se resisten mucho y frenan cualquier intento de discusión sobre el asunto", puntualizó.
La probable exigencia de Brasil de radicar localmente los datos, de todas formas, no hace sino agregar una razón más a las dudas más que razonables de externalizar datos: localizarlos fronteras adentro no cambia el problema, sólo lo sujeta a las particulares exigencias de las agencias nacionales. Es decir: quien piense en externalizar, piense de nuevo. Y no sólo con un abogado, sino con un analista político.

3 comentarios:

Pablo Fernando Sanchez dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Pablo Fernando Sanchez dijo...

No sólo Brasil, fijate...

Jorge Ubeda dijo...

Agregado, Pablo...
Supongo que habrá más en los próximos meses. Nuevamente, la "soberanización" de los datos no cambia la naturaleza del problema, sólo el sujeto que violará la propiedad de la información.